Colesterol y triglicéridos

Evitar el acumulo de grasas en sangre, como el colesterol y los triglicéridos, es indispensable para prevenir la aparición de males cardiovasculares.

Bueno y malo: COLESTEROL
Bueno y malo: HDL – COLESTEROL – LDL

El colesterol es una sustancia que circula en nuestro cuerpo, parecida a la grasa (o triglicéridos), con una estructura y función diferente, aunque llega a tener igual de mala reputación que ésta, debido a que casi siempre se encuentran juntas en algunos alimentos, y se cree que se habla de la misma sustancia.
El colesterol proviene de 2 fuentes: el producido por nuestro organismo (sérico) y el que proviene de las comidas y bebidas (dietético).
El hígado es el encargado de producir la cantidad necesaria de colesterol que requiere el organismo para su buen funcionamiento, pero consumir en exceso alimentos de origen animal eleva la cantidad de esta sustancia en la sangre, acumulándose en las arterias y con ello incrementar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Se ha comprobado que, si logramos que los niveles elevados de colesterol en sangre disminuyan, también bajan los riesgos a la salud.
Dos tipos de colesterol
El colesterol no se mezcla con el agua y no puede movilizarse solo, por tanto, necesita ser llevado por unos camioncitos de transporte llamados lipoproteínas, que lo conducen de una célula a la otra. Sin embargo, no todo el colesterol es igual, hay uno más denso y otro más delgado. El primero es conocido como colesterol HDL o bueno y el otro es LDL o malo. El HDL, al ser más pesado, limpia a su paso el colesterol que se haya depositado en las arterias. Por el contrario, el LDL, al ser más ligero, se cae del camioncito de transporte proteínico y queda tirado en las arterias, acumulándose.
Estas formas del colesterol sólo están en la sangre y no en los alimemos, pero lo que comemos influye en su presencia. Si disminuimos las cantidades de grasas saturadas y realizamos ejercicio, hay posibilidad de que aumenten los niveles de HDL. Con esto podemos lograr un equilibrio entre la guerra del colesterol malo y el bueno.

La posibilidad de presentar niveles elevados de colesterol en sangre aumenta si existen antecedentes familiares de este problema.
Colesterol: El bueno HDL
Las lipoproteínas de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés) conocidas como colesterol bueno llevan el colesterol de todas las partes del cuerpo hacia el hígado, para ser desechado, por lo que su presencia en mayor cantidad al LDL o malo, se asocia con un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.
Colesterol: El malo LDL
Las lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), mejor conocidas como colesterol malo, transportan a esta sustancia del hígado a otros tejidos, formando a lo largo del camino depósitos de grasa en las paredes de venas y arterias, lo cual se asocia con un mayor riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares.

enfermedades cardiacas. Para evitar problemas se recomienda mantener bajos los niveles de lípidos en sangre: enfermedades cardiacas.
Para evitar problemas de enfermedades cardiacas se recomienda mantener bajos los niveles de lípidos en sangre:

El gordo o grasa
Triglicérido es el nombre científico de lo que comúnmente conocemos como grasa, en específico la que tenemos acumulada en el cuerpo. Los triglicéridos son el principal componente de la grasa de los alimentos y tiene 3 variantes: saturada, monoinsaturada y poliinsaturada.
¿Por qué reunimos grasa? Las grasas que comemos están en forma de triglicéridos. Una vez digeridas, nuestro hígado las procesa pero, si comemos alimentos en exceso de cualquier fuente de nutrimento (proteínas, carbohidracos, grasas), el sobrante se almacena como grasa. Este tipo de grasa no sólo se acumula como llantitas, sino que puede circular libremente en la sangre y causa problemas cuando se concentra en exceso.
Padecer niveles elevados de triglicéridos en sangre no es exclusivo de la gente que tiene sobrepeso u obesidad: las personas delgadas pueden sufrir esta alteración, ya que se desarrolla por lo que comemos.
No existe un alimento que directamente eleve los triglicéridos, pero la ingesta excesiva de productos industrializados (panes, galletas, pastelitos) o beber alcohol en exceso es un factor.
Silenciosas pero muy peligrosas
Alteraciones de los lípidos en sangre, como hipercoleslerolemia e hipertriglicendemia, generalmente no causan síntomas ni manifestaciones, pero son un paso para desarrollar enfermedades cardiacas. Para evitar problemas se recomienda mantener los siguientes niveles de lípidos en sangre:
NIVELES ÓPTIMOS DE LÍPIDOS EN SANGRE
Colesterol total       Menor a 200 mg/dl   Deseable
Colesterol LDL       Menor a 100 mg/dl    Optimo
Colesterol HDL      Mayor a 40 mg/dl en hombres     Óptimo
Mayor a 50 mg/dl en mujeres
Triglicéridos           Menor a 150 mg/dl       Normal
Para saber más: Colesterol, grasas

0 comentarios sobre “Colesterol y triglicéridos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *